Last Minute

“Salta que la red aparece” (y me pegué una leche que pa qué)

de todo se aprende

de todo se aprende....

Una vez me dijeron esa cita Zen: “Salta que la red aparece” (me rio yo de quién me lo dijo…la misma persona que me dejó caer) y yo de idiota me lancé, claro está que confiaba en que alguien pusiese la red para evitar que me desgraciase el corazón en la caída….

Y sí, puso una red maravillosa, llena de halagos y emoticonos besucones, llena de ilusión y de tareas pendientes para hacer en compañía, el problema es que la red no era lo suficientemente fuerte y tantos caracteres (tantos megas de tonteo…) se convirtieron en demasiado peso, una carga muy pesada para una red que todavía no se había sujetado firmemente o que de un día par otro esa persona decidió dejar de sujetar sin importar que aquí la “menda” no llevase un arnés.

Lo importante no es saltar, lo importante no es la caída (al fin y al cabo levantarse no será opcional…es lo que toca) lo realmente importante es como las personas pasan por nuestra vida y nos convierten en lo que nosotros ni por asomo queremos ser.

Yo no quiero pasarme la vida mirando con lupa a cada persona que pretenda entrar en mi vida, no es mi intención, ni siquiera podría soportar sentir desconfianza por alguien, no es sano ni en la amistad ni en el amor… la confianza es importante, es algo que se debe dar por hecho…si eso falla, no hay red que soporte nuestro peso.

A veces todos deberíamos plantearnos que versión de nosotros vamos a ofrecer al mundo, ya sea como madres, padres, como hijos, como esposos, como novios o como amigos. ¿vamos a ponernos la coraza y ser unos “capullos” para que nadie nos haga daño? ¿vamos a vivir a medias por miedo a sentir amor, rechazo, culpa, alegría, emoción….?

Nadie confía en nadie, nadie cree en nada, todo es mentira, nada es real, todo se apoya en la apariencia, en el egoísmo personal, el propio beneficio…..joder!!! ¿Esa es la versión que queremos ofrecer? ¿alguien quiere conocerme para obtener esa versión de mí? No creo, supongo que esperan conocer a otra persona.

La gente se cansa, la gente se desespera, porque nunca sabes el momento en que se va a soltar la red, pero no deberíamos rendirnos, debemos pensar que todo lo bueno que damos de nosotros mismos, todo, se nos devolverá.

Quizás sea una inversión a largo plazo, pero todo vuelve y los buenos deseos también. No entremos en la vida de nadie para hurgar y salir corriendo como si hubiésemos robado algo a esa persona… O quizás si le estés robando algo…la confianza. Ésa es la cuestión.

Debemos creer y confiar sobre todo en la familia y los amigos, que con el tiempo te das cuenta de que serán los únicos que no te fallarán (los buenos, los que se cuentan con los dedos de una mano y sobran dedos…no los colegas) ellos son la red, ellos te sostienen, ellos te ayudan a levantarte y a seguir caminando…

Creo que saltar y esperar que alguien ponga la red será una “cita Zen” muy aplicable a todos aquellos que van por la vida robando confianza, robando energía, que no se olviden que algún día ellos serán los que tengan que saltar…y también querrán que una red aparezca…no destruyáis las redes de quién os rodea porque puede que en algún momento necesitéis ayuda para evitar la caída….

Y como todo vuelve, recordad a cuántos le pusisteis la red y cuántos se la quitasteis sabiendo que el golpe dolería. Yo me comprometo a poner una red para todos aquellas personas que quieran entrar en mi vida, allá ellos o ellas si cuando me dicen que salte me quitan la red…. Pero ¿Quién dijo miedo habiendo hospitales?

Anuncios

4 Comentarios en “Salta que la red aparece” (y me pegué una leche que pa qué)

  1. Muy bien expresado. Parece que a tí también te gusta dar vueltas y más vueltas al asunto… en eso nos parecemos. Yo construí una red de esas, pero de las fuertes y duraderas, y la puse a poca altura para que la beneficiaria ni siquiera tuviera que pensárselo para saltar. Y saltó, y allí se quedó un tiempo hasta que se dio cuenta de lo cerca que estaba el suelo, y quiso pensar que podría haber saltado sin red, y se largó… dejándome con la cara de idiota del que ha estado trabajando durante años para nada, del que piensa que todo ese tiempo y esfuerzo lo podría haber utilizado para hacer algo por sí mismo.

    Me gusta

  2. Como tú me niego a dejar de creer y confiar, no permito que los demás cambien de mi lo mejor por su forma de actuar!!!

    Me gusta

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. LAS 4 FANTÁSTICAS | cosasquenadietedice
  2. Crema “antiarrugas” para el alma. | cosasquenadietedice

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: