Last Minute

Me llamo “Miedo” y quiero casarme contigo.

  la verdad sobre el miedo

“El cementerio está lleno de valientes”. Es una frase que usamos los cobardes… Sí, para justificar que si haces algo puedes acabar muerto.

El problema es cuando estás muerto en vida pero ni te has enterado o no te quieres enterar… Siempre es mejor echarle la culpa a alguien ¡Total… Miedo no se va a quejar!

Si no fuese porque ahora mismo soy consciente de que me guste o no, mi vida ha cambiado y todavía va a cambiar más… Si no fuese porque sé que no hay otro camino que seguir hacia delante, seguramente habría aceptado la proposición de matrimonio de “Miedo”.

Lo que tengo claro es que después de un divorcio, ni me caso con Miedo ni con nadie…jajaja ¡Visto lo visto no estoy yo para comprometerme!

Pero cuando estalló la bomba y me vi sola, sin pareja, en una casa enorme, con mi familia a cientos de kilómetros, con un puesto de trabajo inestable, con la incapacidad de asumir mi realidad… El único que quiso quedarse a mi lado fue “Miedo”.

Frases De Motivacion Tengo Miedo De Lo Que Vendrá Pero Más Miedo Aún De Quedarme Atrapado En Lo Que Ya Ha Venido

La verdad es que se portó bien conmigo, porque fue la única sensación segura, la certeza de lo que sentía no dejaba lugar a dudas.

Miedo llegó la misma tarde que me quedé sola, se sentó a mi lado en el sofá y me envolvió como si de una manta se tratara. Me acarició y me dijo: “Tranquila Rubita, conmigo estarás bien”.

Pues la verdad es que durante un tiempo no me preocupé más que de mí y de mi relación con Miedo (supongo que no quería fracasar nuevamente en otra relación). Pasábamos mucho tiempo juntos: creo que la sensación de soledad era tal, que prefería estar acompañada de Miedo que no tener a nadie. De haber sido Miedo una persona real, creo que ni Romeo y Julieta hubiesen pasado tanto tiempo juntos…

miedo a no vivir

Los fines de semana, cuando los desayunos eran de ocio total, se quedaba en pijama conmigo hasta la hora de comer. Si quería ver una peli, Miedo se sentaba a mi lado y daba lo mismo el argumento, porque miedo se quedaba a ver la peli hasta el final y aunque yo conseguía dormirme con el ruido de fondo…

Miedo no descansaba nunca.

Las noches eran otra historia… y además de Miedo venia también Insomnio y ahí ya era una fiesta total. ¡Nos pegamos unas noches en vela que ni que hubiese salido a un afterhour”!

Creo que sí, que Miedo era una buena compañía porque no preguntaba, no insistía y a mí me hacía bien tenerlo cerca…

Miedo era la excusa perfecta para no moverme.

Para no asumir que hay que hacer limpieza, que hay que guardar recuerdos en una caja, que hay que distribuir los bienes, las hijas, los coches…Que hay que distribuir el calendario ¡Como si fuesen a cambiar el número de días o fuesen a redistribuir las estaciones del año!

Miedo me hacía sentir bien en mi papel de víctima, en mi película particular en la que el protagonista se queda sin fuerzas y se abandona como en un río dejando que su cuerpo lo lleve la corriente.

Lo peor es que casi me enamoro de Miedo…

Estaba tan enganchada a la seguridad que me proporcionaba tenerlo conmigo, que casi me voy a IKEA para comprarle un ajuar y dejarlo hospedarse definitivamente en casa.

Al igual que “El ratoncito Pérez”, que visita montones de hogares cada día para recoger los dientes de todos los niños… Miedo visita millones de hogares buscando un hospedaje con todo incluido  (quiere ir contigo en vacaciones, quiere que le dediques los Domingos y festivos, quiere que por las noches estés pendiente de él…) ¡Miedo es un hijo de p….!

Desde hace ya algún tiempo he roto mi relación con Miedo. Al principio se cabreó conmigo y no quería irse, suplicaba que lo dejase pasar un rato a mi lado, que creía que quedarme sola no era buena idea, que quién me iba a cuidar mejor y bla, bla, bla… (joder, por un momento parecía mi  propio diálogo absurdo con mi ex…Miedo se lo sabía de memoria) Pero no pudo ser. Miedo tenía que irse y yo tenía que aprender a vivir sin él, de la misma manera que tenía que aprender a vivir sin pareja.

Tuve que dejarlo, Miedo no era bueno para mí…

hay que saber vivir, morirse sabe todo el mundo

En un principio fue una sensación rara, porque era capaz de llorar, pero de vez en cuando también era capaz de reír. Podía salir con mis amigas y quejarme de lo mal que iba todo en mi vida, pero Miedo se había largado y quién llegó para ocupar su espacio… fue Ilusión.

 Ahora Ilusión se ha vuelto super amiga, quiere que la lleve también a IKEA y a Leroy Merlyn (necesita un espejo de cuerpo entero para reflejarse en él todos los día…¡ Qué Presumida por Dios!) Y desde que Ilusión ha llegado, se nota que no soy la misma.

Es cierto que Ilusión no estaba tan pendiente de mí como lo estaba Miedo, pero se deja ver de vez en cuando y me gusta esta nueva relación y esta nueva compañía. No me agobia en plan: “Tienes que reír Rubita, tienes que salir, tienes que recoger, tienes que embalar recuerdos… tienes, tienes, tienes…”

Todavía estoy en periodo de adaptación y ya tengo superada mi separación de Miedo. De vez en cuando me acuerdo de la seguridad que me daba, pero también sé que la seguridad era falsa, simplemente prefería su mala compañía a la soledad inteligente y bien llevada.

Ahora estoy contenta, porque ya no dependo de nadie más que de mí. Porque aprendí a vivir sin Miedo y tomar decisiones. A fin de cuentas ¿Tú qué haces para ser feliz?: Tomar decisiones. Además, Ilusión es maja y ha prometido quedarse un tiempo para que no me agobie. También se ha ofrecido a ayudarme con la mudanza…

Dicen que con “ilusión” todo es posible.

 

 

Anuncios

7 Comentarios en Me llamo “Miedo” y quiero casarme contigo.

  1. Excelente! Obrigada por compartilhar. Abraços.

    Me gusta

  2. Me encanta!!!!

    Para tu tranquilidad, y como frase relacionada con el miedo hay otra que dice “El Miedo es libre…”

    Asi que el miedo nos va a acompañar muchas veces y asustate si de vez en cuando no vuelve a visitarte (pero veo que en ocasiones futuras le vas a dominar tú a él).

    Y Dios me libre a mi de opinar, juzgar y/o valorar nada de lo que tú dices en este “foro”, pero ¡¡jodia cada dia te veo mejor!! y me alegro mucho.

    Ahh y me quedo con una frase que dices y que yo pienso y repito últimamente con frecuencia “ya no dependo de nadie, nada más que de mi”. No es del todo cierto pero sin ese pensamiento, el miedo no se va.

    Sorry, otra vez que me he puesto profundo…

    Le gusta a 1 persona

  3. Pues yo estoy en fase de ponerme feliz…total…triste y con miedo no me sirvió de nada. Un beso muy grande

    Me gusta

  4. Bien rubita, me alegro por ti!! Tiene muy buena pinta tu nueva compañera de andanzas…..seguro que a partir de ahora todo va mejor…….besosssss

    Le gusta a 1 persona

  5. Como se suele decir, no sabía que ponerme….y me puse feliz

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. Exceso de futuro – cosasquenadietedice

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: