Last Minute

“El comodín del público”

ELEGIR Y LANZAR UNA MONEDA AL AIRE

Recuerdo un programa televisivo donde los concursantes podían pedir ayuda si no conocían la respuesta: el comodín del 50%, el comodín de la llamada y el comodín del público. Si pedían éste último, el público podía ayudarle a encontrar la respuesta correcta. Lo más parecido al público ahora mismo, sería usar el "Buscador de Google", que tiene respuestas para todo.

La vida es un poco como ese concurso, ya que lo habitual es que pidamos opinión a los amigos, familia o pareja para resolver dudas, problemas o para intentar tomar la decisión acertada cuando no somos capaces por nosotros mismos de encontrar una respuesta que nos resulte convincente o que nos parezca correcta.

 A veces, las decisiones que uno tiene que tomar pueden ser de importancia relativa o ser determinantes y depender de ellas el resto de tu vida. ¡Y no estoy yo como para equivocarme en la elección! O sí, quizás equivocarme sea parte de aprender, pero ¿Quién quiere equivocarse?

 A la Rubita le toca decidir sí o sí… ¡Y me estoy agobiando que no veas! Porque si la elección fuese pintar de blanco o de gris el color de las paredes de mi casa, sería una decisión muy fácil y sin consecuencias. En caso de ser equivocada, basta con pintar por encima ¡Y aquí no ha pasado nada!

Pero es que tengo que decidir entre lo que quiero, lo que me gustaría o los sueños y objetivos que me he puesto y lo que “se supone” que debo hacer. Y ya estoy harta de hacer lo que “se supone”.

la llave de tu felicidad

Nos pasamos la vida (todos y todas) haciendo esas cosas que vienen “medio escritas” en nuestro destino: Estudiamos, trabajamos, formamos una familia, compramos una casa, destrozamos la familia que formamos… (empieza a formar parte del ciclo: nacer, crecer, reproducirse, divorciarse y hundirse) y son decisiones que prácticamente vienen dadas por la costumbre, por el típico rollo “es ley de vida” y a veces no te paras ni a pensar en si esas decisiones fueron tuyas o (como ya he dicho antes) venían prácticamente definidas.

Después de eso, es cuando llegan las decisiones difíciles. Esas decisiones que debes tomar por ti mismo y pensar sólo en ti, en los que te rodean y hasta en el qué dirán. Ésas, son las decisiones más difíciles… Porque está claro que hagas lo que hagas no vas a contentar a todos por igual. ¿Merece entonces la pena tener en cuenta a personas que no van a sufrir las consecuencias? Va a ser que no.

Sigo teniendo esa terrible sensación de que haga lo que haga me voy a equivocar.

Mis amigos me dicen que cuando uno no sabe que hacer “lo mejor es no hacer nada”. A mí no me sirve de mucho la respuesta, pues lo fácil es quedarte en la zona de confort y no moverte ¡Como si no pasase nada! Pues pasa, a veces no puedes sentarte y esperar, no puedes porque hay fechas que cumplir, contratos que renovar o rescindir, mudanzas que preparar, colegios que buscar… Creo que no puedo quedarme quieta.

Escucho el “redoble de tambores” como si fuese un concurso de esos en los que el público espera la respuesta correcta. Y yo, no sé que respuesta dar. El comodín del 50% lo utilicé allá por el mes de enero cuando decidí que me quedaba con 2 opciones: QUEDARME O VOLVER A MI TIERRA.

“El comodín de la llamada” lo utilizo prácticamente a diario con mi familia, pues no hay un día que no hable con algún miembro de ella y me sé de sobra su respuesta… ¡Pero ése comodín es falso! Es fácil dar respuestas y opinar cuando no vas a ser tú el que sufra las consecuencias.Y sólo me queda “El comodín del público” porque si dicen que “cuatro ojos ven más que dos”, tener a casi 300 seguidores opinando se supone que debe ser indicativo de muchos ojos que pueden ver salidas diferentes o aportar otras respuestas.

personas te hacen dudar de tus decisiones

Estoy segura (porque llevo 33 años viviendo conmigo misma) que la decisión que tome será ésa que no me quito de la cabeza… ¡Del barco de Chanquete, no nos moverán! Pues a mí de Madrid tampoco… (Ahora sonrío cuando pienso en que nunca quise venir y ahora no quiero marcharme) ¡Que para algo hemos venido Rubita!

Pero cuando lo tengo claro y decidido, empiezo a darle vueltas… Y me siento culpable por no hacer caso a los que más me quieren (que no dudo ni por un momento de su buena intención) pero si ellos toman la decisión por mí, me sentiría mal conmigo misma porque si sale mal, acabaré echándoles la culpa,  cuando lo que está en juego es mi vida.

Por una vez, me toca hacer eso de lo que hablan todos los libros (que de verdad yo no leo) de psicología, autoayuda y “chorradas varias”… Me toca “Hacerme cargo de mí misma”. Y debe ser super difícil, porque es verdad que muchas veces lo cómodo es que sean otros los que piensen por ti… Pero por primera vez en mi vida sé que nadie más va a decidir por mí… Es como saltar al vacío sin paracaídas… Estoy esperando el golpe en cualquier momento.

Y soy consciente de que esta decisión es cosa mía, que nadie va a cargar con ella y que por suerte o por desgracia es una decisión que va a cambiar mi vida… (veamos el lado positivo, puede pasar cualquier cosa) pero es cierto que me encantaría no tener que ser yo la que decida.

 Y sólo se me ocurre hacer como los políticos y someter a mis lectores a una encuesta y conocer vuestra “intención de voto” y hacer mis cálculos de estadística. He aquí la cuestión: ¿Te quedas o te marchas, Rubita?

la existencia no admite representantes

Nota: Sé que al final voy a hacer lo que me dé la gana…  Y me diréis: ¿Para que “coño” pregunto? Quizás porque la decisión ya está tomada y sólo quieres comprobar si dicho por otras voces suena de una manera distinta, aunque de todas formas “la suerte está echada” y las cartas repartidas.

 

 

Anuncios

9 Comentarios en “El comodín del público”

  1. Es una decisión muy difícil, y la vas a tomar tú… La opción de la moneda es buena, así sabes que quieres de verdad. Si no lo tienes claro del todo, piensa en lo que será mejor para tus hijas. La decisión que más beneficios les reporte, la que menos perjuicios les suponga, pero no a corto plazo, porque es una decisión para mucho tiempo, esa será la idónea. Porque verlas a ellas felices te hará feliz a ti. Y sabrás que no te has equivocado. Porque no tienes por qué equivocarte elijas lo que elijas. Tienes que sacar todo lo positivo de la decisión que adoptes. Y hagas lo que hagas todos (tu familia y los 300 – lo siento Rubita, Gerard Butler no – ) te apoyaremos. Y te ayudaremos a que lo hagas te haga ser feliz. Porque seguro que entre todos podemos sacarte una sonrisa cada día.

    Besitos.

    Le gusta a 1 persona

    • Se puede saber porqué eres tan genial?? Asi no se puede ir por la vida…como descubra yo el número de tu DNI….te vas a enterar!!!
      Bromas aparte, lo fácil sería irme…al menos en el corto plazo. En el largo plazo mi futuro profesional está aqui…al menos es en lo que me baso para decidir…porque lo fácil sin trabajo va a ser una situación difícil después…Así que todas las señales apuntan a una misma dirección…cerca del Km0…Besos

      Me gusta

      • Me has puesto colorado!! Bueno, no sé si dártelo porque ha sonado a amenaza, jaja. En serio, decidas lo que decidas tu blogspot nos va a permitir estar a tu lado (o a tu ciberlado), afortunadamente. Pero si finalmente es cerca del Km 0, ándate con ojo porque yo paso a diario por ahí un par de veces, y estaré atento a las Rubitas que me cruce, no sea que alguna de ellas seas tú!

        Le gusta a 1 persona

      • Me parece que no me pillarás mucho por Sol… Que si hay que ir se va…Estoy dándole vueltas a organizar una quedada con más bloggers… El sondeo no pinta mal, así que si estás por la capital lo iremos viendo…Muchas gracias por todo

        Me gusta

  2. Un sueño es un sueño. Se puede vivir persiguiéndolo

    Le gusta a 1 persona

  3. “No hacer nada” no quiere decir estarse quieta quizás quiere decir que en algunos momentos hay que esperar a tener todas las cartas sobre la mesa para tomar la mejor decisión o al menos con mas criterios. Rubita te faltan cartas sobre la mesa…

    Le gusta a 1 persona

    • Lo sé….me faltan cartas, pero tampoco puedo no hacer nada y que de repente me saquen un As bajo la manga o escalera de color … Y por encima tengo la sensación de hacerlo mal…haga lo que haga.
      Me salva tener a gente como tú….un abrazo Ana.

      Me gusta

  4. bufff que decisión tan dificil!!! haz lo que te pida el cuerpo o sino haz lo que dice tu primera imagen de este artículo (que me ha encantado) tira la moneda al aire y durante esos breves segundos antes de que caiga sabrás que cara quieres que salga..
    Te entiendo, por un lado el estar cerca de los tuyos te va a reconfortar te va a hacer estar menos sola pero no te olvides que siempre que tienes a la familia lejos la idealizas, luego el día a día es más duro. por otro lado te niegas a largarte de la capital y no me extraña te ofrece mucho……

    Ojalá aciertes en tu decisión!!

    Le gusta a 1 persona

    • Ya te echaba de menos!!! Pues si, estoy en manos de un tercero que va a decirme dónde vivir, con cuánto dinero vivir y demás especificaciones técnicas de jueces y fiscales…. Lo fácil es irme, al menos en el corto plazo…pero en el largo plazo veo más futuro aqui….y en esas estamos: to be o no to be!!!!

      Me gusta

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: