Last Minute

En el nombre del Covid

Si te dijesen que el aire sólo es sano a menos de un metro de altura ¿Andarías de rodillas?

El miedo es un arma eficaz para doblegar al ser humano y esta vez lo han vuelto a lograr. Han empleado el Covid como instrumento del miedo para manipular nuestra voluntad, cambiar nuestra forma de vida y que todos estemos de acuerdo sin ni siquiera atrevernos a dudar.

La mayoría de las barbaridades cometidas en la Historia, han sido realizadas en nombre de un interés superior. Se han cometido multitud de asesinatos en el nombre de Dios, en el nombre de la Paz, en el nombre de la purificación de la raza…

Siempre se ha buscado una excusa o si no es excusa ha sido un porqué, para justificar los hechos más deleznables cometidos por la especie humana.

from Pixabay

Y esta vez no iba a ser diferente: En el nombre del Covid hemos retrocedido 50 años de derechos civiles y constitucionales que se han perdido como consecuencia de la crisis sanitaria. Y lo hemos aceptado sin rechistar. Apenas 2 días de caceroladas para reivindicar nuestro descontento y listo. Menos mal que este año no han conseguido distraernos con partidos de Champions…

Si estuviésemos en una Dictadura nadie se extrañaría, a nadie le sorprendería no poder reunirse, no poder manifestarse y estar sometidos “a un toque de queda” que ni con el sereno en los años 60 tuvimos semejante control horario.

Esto no va de “negacionismo”, ni de ir en contra de los poderes públicos… No va de eso.

La reflexión va más allá de las medidas adoptadas para proteger nuestra salud, que debe ser protegida en primer lugar por todos aquellos que tienen potestad y control sobre las Instituciones, que juegan con los presupuestos generales y se encargan de gestionar la Sanidad en España.

Esto no va de PCR, ni de mascarillas, ni de gel hidroalcohólico…

Mientras tú piensas en eso y te dejas convencer … Yo pienso: Si mañana te dijesen que sólo el aire es sano a menos de un metro de altura ¿andarías de rodillas?

He visto cómo los amigos discuten por las medidas adoptadas, vecinos que se gritan desde los balcones, que llaman a la policía por un botellón en el parque y la denuncia entre civiles como si de la guerra se tratara. Pensé que ya lo habíamos superado, pero no.

He comprobado en primera persona que “madrileños go home” como si la culpa fuese de Madrid y de todos los ciudadanos que allí habitan. Que hay familias que prefieren no verse “por si les traes el bicho a casa”.

Abuelos muertos de miedo que no ven a sus nietos ni a sus hijos porque: “Este virus mata”.

Discúlpame, el virus mata;  al igual que mata igual  desatención en los centros de mayores, igual que mata la falta de médicos y de diagnóstico, igual que mata el hambre en las colas de Cáritas, igual que mata la inseguridad provocada a nivel laboral… Todo mata y no todo es responsabilidad del ciudadano.

¿De verdad en el nombre del Covid estamos matando nuestra libertad?  Porque además de la pandemia, la crisis económica y la infoxicación… Hay Derechos que una vez perdidos no vamos a recuperar. Cuanta normativa a golpe de Decreto – Ley se ha aprobado y ni siquiera nos hemos enterado.

El Ayuntamiento de Orense sólo permite disfrutar de una cerveza con miembros convivientes, para evitar contagios que pueden producirse igualmente fuera de un bar, incluso en tu puesto de trabajo. Será que el Covid lo que quiere es que ahorremos en ocio, porque trabajar sí “Podemos” y estamos libres de contagios según los expertos.

 No puedes tomarte un café con un amigo o con tu pareja … En el nombre del Covid.

Los Ministerios de Educación y Sanidad se han desmantelado por completo y tú sólo protestas por el precio de las mascarillas ¿Y por el 21% de Iva que le han puesto no protestas?

En cambio, tenemos Ministerios “de igual da”, porque nos da lo mismo no tenerlos…

En el nombre de Covid se ha destruido empleo, se ha destruido la Educación en los colegios, se han eliminado los comedores escolares (por el riesgo de contagio) y se han impuesto horarios para el deporte, parques restringidos a los niños y distancia social…

Y salvoconductos para salir de casa, como si el monstruo estuviese esperando en el portal para contagiarnos y ese papel fuese una vacuna que te salva.

No, no va de negar una enfermedad y una epidemia que a terminado con la vida de miles de personas. Va de otra cosa:  De meterte tanto miedo en el cuerpo que no puedas ni despedirte de un familiar enfermo de Covid como si fuese un leproso. De no asistir a un entierro de un ser querido porque precintan sus ataúdes con “celo” como medida preventiva.

Va de justicia, de información al ciudadano y de respetar nuestros derechos: derecho a elegir ver a mis padres sin necesidad de un papel en el bolso por si me paran los GEOS.

Derecho a sentarme al aire libre sin mascarilla, derecho a fumarme un cigarro… que los impuestos que yo pago en mi vicio bien valen poder fumarlo en la calle y no a escondidas como si fuese un narcotraficante…

En el nombre del Covid yo me pregunto ¿Qué más van a prohibirnos mañana? ¿Realmente el fin justifica estos medios?

Follow cosasquenadietedice on WordPress.com

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: