Last Minute

El corazón en la mesilla…

conocer a alguien

“…no debes preocuparte, tu compañero ya nació, ya tiene hijos, ya está divorciado o en camino, sólo es cuestión de tiempo para que un día se encuentren por las calles, bar, cafetería teatro o donde sea , mi bola de cristal rara vez falla...”

Con amigos así ¿Para qué quiero pareja? Jajaja… Es un extracto literal de un correo que recibí hace unos días…. (Espero que no le moleste que lo haya compartido) pero me pareció precioso, además de acertado como comentario hacia mi persona y desde el más puro cariño.

 ¡Cuánta razón tiene! Sólo es cuestión de tiempo encontrar a alguien que te mire y no se canse de mirarte… que se acueste contigo y quiera hacerlo no una vez, sino cientos de veces… el resto de su vida.

la vida es bella, quiero hacerte el amor el resto de mi vidaHe releído ese correo como si de una “Profecía de Nostradamus” se tratara… Deseando que su bola de cristal no falle y en su momento (cuando una menos lo espera) aparecerá la persona correcta. Mientras no llega mi “media naranja”(como dije en un post) “Voy comiendo mandarinas”.

Lo malo es que a mí no me gusta mucho la fruta, sé que es sano eso de comer de todo, yo procuro hacerlo… Pero lo de comer fruta lo llevo fatal… soy más de yogures tipo Activia… ¡Pero si hay que comer fruta …Pues se come! ¡Faltaría más!

A lo que iba, que mientras no llega ese momento maravilloso que miles de solteros esperamos, no queda más remedio que jugar con las “Leyes del mercado” (la oferta y la demanda… un clásico de mis clases de Economía durante la carrera) y si el mercado demanda relaciones asépticas y sin emociones, puramente físicas, sin compromiso, sin cariño, múltiples y promiscuas… Entonces, cuando salga por la puerta de mi casa, dejaré mi corazón en la mesilla.

Cuando tenga una cita me pondré nerviosa, me surgirán algunas dudas y las comentaré con mis amigas y después “me prepararé para la guerra” (hacer el amor…ya no se estila) me pondré la lencería más “fina” que pueda encontrar, me someteré a una sesión de esas que te dejan el cuerpo más suave que el “culito de un bebé” y me enfundaré en mi mejor vestido, en mi mejor vaquero o me pondré esa falda que tanto me estiliza.

Me subiré a mis tacones favoritos (siempre entre 7 y 10 cm) y frente al espejo… dibujaré la línea de mis ojos, perfilaré mis labios y me rociaré de ese perfume de Paco Rabanne que tanto me gusta…. Me pondré el abrigo, pues me hará falta (ese tipo de hombres no dan buenos abrazos) y saldré de mi casa camino hacía mi cita…. Sin olvidar antes de cerrar la puerta…sacarme el corazón del pecho y dejarlo en casita.

Seguramente la mesilla de noche sea un buen lugar, no es amplio… pero es cómodo y es el típico cajón donde guardas un poco de todo… Ahí, junto a mis tapones para los oídos (los uso con frecuencia…duermo sola y no sé porqué pero no soporto ni oírme respirar a mi misma) junto a la crema de manos y alguna que otra libreta que uso para tomar notas… Ahí mismo dejaré mi corazón donde nadie pueda jugar con él ni utilizar sus armas, sus piropos o sus mentiras.

arrancar corazón

Imaginad gráficamente la escena… ¿Podéis hacerlo? Pues es lo que pienso hacer ahora con mis citas… Saldré con mis mejores galas, con mi mejor sonrisa y con la única aspiración de pasar un buen rato en compañía.

Y cuando vuelva a casa (no sé a que hora….ni cómo acabará la cosa) y me someta a ese ritual de desmaquillarte, ponerte el pijama y meterte en la cama… abriré el cajón, acariciaré mi corazón y volveré a ponerlo en su lugar… bajo mi pecho y un poquito hacia el centro… Ese es su lugar cuando todo se acaba y empieza otra vez realmente mi vida (mi romanticismo, mis frases célebres, mis abrazos, mis caricias… ) Ésa soy yo …la que tiene un corazón que palpita.

Mi corazón es grande y es para todos los que quieren conocerlo a él y a mí, a mis secretos, a mis deseos, a mis manías… Para el que sólo quiere ver lencería no precisa que lleve el corazón encima, mejor dejarlo en casa y así no se resfría ¿no?

Y como dice mi querido amigo: Esa persona destinada para mí se encuentra buscándome, deseando conocerme… y por una vez me voy a convertir en una persona realista: Soy demasiada mujer para esos hombres que no tienen nada que ofrecerme salvo un ratito ocio en sus vidas…

No me lamentaré ni sufriré por ellos, pues cuando me cruce con alguno de esos hombres que también se han dejado el corazón en casa, tal vez en su mesilla… O cuando repartieron corazones se ausentaron de la fila… A todos ellos les regalaré mi otra versión, sin corazón pero con mi mejor sonrisa.

Anuncios

14 Comentarios en El corazón en la mesilla…

  1. Me ha encantado, me identifique mucho con tu blog, espero que sigas escribiendo… un beso

    Le gusta a 1 persona

  2. Pues yo sin corazón no quiero salir a la calle, aún exponiéndome a que me lo rompan, me lo manchen o me lo arañen… es más, quien primero disfruta de que lleve mi corazón soy yo mismo. Una historia de amor con sus altibajos esta de yo y yo, pero he comprendido que si no me trato con corazón a mí mismo ¿Cómo puedo esperar tratar a los demás así? y sobre todo ¿Cómo podré reconocer que alguien pretende tratarme con corazón si yo no llevo puesto el mío?
    Cuando me encuentro con gente sin él, que hay mucha y no solo buscando pareja, lo pongo en stand by, con su led rojo parpadeando y espero a que lleguen compañías mejores.

    Le gusta a 1 persona

  3. Quizá porque no daba el perfil para un buen rato en compañía, pero nunca supe, ni pude, ni quise hacer nada sin corazón. Nunca me gustaron los abrigos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Lloré……

    Le gusta a 1 persona

    • He tardado todo un dia en contestar…sin saber que decirte…me halaga que haya podido transmitir algo y que hayas sentido alguna emoción al leer mis palabras….gracias, te doy mil gracias por hacerme creer que lo que escribo son experiencias que pueden servirle a alguien.

      Me gusta

  5. Interesante…muy interesante…!!! Lo del corazón en la mesilla lo acepto…

    Me gusta

  6. Me niego. Lo siento, pero no. Esta vez no puedo estar de acuerdo. El corazón hay que llevarlo a todos los sitos, hasta al supermercado. Las cosas que no se hacen con corazón, se disfrutan menos. Pero en general todo en la vida.

    Además, es un tema fisiológico. Sin corazón te mueres. No te riega la sangre. Si lo dejas en la mesilla, no llegas ni al portal de tu casa.

    Le gusta a 1 persona

    • Claro que sin corazón te mueres… pero si te lo rompen en trocitos tampoco vas a ningún lado… digamos que me lo guardo momentáneamente en la mesilla hasta que no encuentra a quién sea digno de entrar en el…
      Los dos sabemos que hay muchos y muchas que sólo quieren lo que vale tu exterior…y a veces ¡te enganchas de esos y esas!
      Yo para evitar males mayores lo dejo descansando hasta nueva orden…besazos

      Me gusta

      • Bueno en esta ocasión te compro el argumento. Te has ganado el beneficio de la duda por tu histotial en este blog. Pero no paso más. Vale? Jajajaja ( es broma).

        Me gusta

  7. Un poco duro pero real. El problema es que si siempre dejamos el corazón en la mesilla, ¿como actuamos si la cita de hoy merecía que lo llevásemos puesto?

    Me gusta

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. No esperar nada de nadie. ¿Será verdad? | cosasquenadietedice
  2. Un día de estos… | cosasquenadietedice
  3. ¿Es bueno emocionarse? | cosasquenadietedice

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: