Last Minute

“Consejitos vendo…”

nadie puede dar consejos

“Consejitos vendo y para mí no tengo”…. Lo he dicho muchas veces, los refranes son casi tan irrefutables como una teoría matemática y no pasan de moda, pues las situaciones que vivimos actualmente, son renovadas, pero estar…¡Están todas inventadas!

 El post de hoy viene a cuento de lo que leo por ahí, de lo que me cuentan y de la propia experiencia (errónea o no… pero experiencia al fin y al cabo) porque ni yo me libro de que se me aplique tan famoso refrán.

Cuando alguien te pregunta o te pide consejo, de repente te sientes importante, tienes en tus manos el poder de convicción, puedes decirle a la otra persona lo que se supone que debe hacer o decir, incluso puedes darle tu opinión sobre cómo actuarías si estuvieses en su pellejo… ¡Habría que ver si realmente en su lugar también lo harías!

Claro que mola, tú que te crees “Rubita Todopoderosa” le sueltas a tu amiga que te mira con cara de pena: “No, bonita ¡Ni se te ocurra volverle a llamar!” Y te quedas más ancha que larga mientras tu amiga se seca las lágrimas derramadas por culpa de algún “Macho Alfa” de vigésimo primera generación.

 Pero claro, tu amiga que es la que sufre la pena, la que se muerde las uñas porque el “susodicho” no la llama piensa que: “Si lo dice la Rubita, tendrá razón”. Pues no, razón ninguna.

Digo lo de los consejos porque todos hemos dicho una cosa para en menos de 5 minutos aplicarnos a nosotros mismos el consejo contrario… ¡Poco nos dura la coherencia cuando de amor y desamor se trata! ¿Quién es incapaz de resistirse al típico: Si yo fuese tú”?

si alguien desea opinar levante la manoMis amigas son las primeras que me sueltan el típico rollo: “Pasa de él” y yo soy la primera en no pasar… Básicamente, soy incorregible y acabo haciendo lo que me da la gana (claro que después me quejo de las cosas que me pasan…) con consejo o sin consejo previo.

Aunque cuando dejo de seguir los consejos de otro, siempre me aplico el “Super Consejo”, “El consejo Supremo”, ése consejo que falle o no falle, es el que más se aproxima a lo que la Rubita proclama (y éste consejo lo da la más experta de todo el Aquelarre)“Haz lo que te nazca”

Dicen que nunca debes pedir opinión sobre tu vida a quién no va a lidiar con las consecuencias… Y razón no les falta. Es fácil ver los toros desde la barrera y limitarte a pedir al Jurado la absolución del toro, o que premien al Maestro con un rabo y dos orejas por la estupenda “faena”… Sí, abrir la boca y soltar lo que te parezca es gratis… Pero aplicado a la vida real, es otra cosa, sobretodo por  las temidas consecuencias.

Hoy me ha pasado algo curioso respecto a los consejos… y es que el mejor de todos siempre será: No los des.

Yo no soy la “Rubita Todopoderosa” pero algo he hecho queriendo o sin querer… Alguien del ciberespacio me ha leído y ha pensado que quizás lo que yo digo sea digno de evaluar, de absorber y quedarse con algún resto de mis palabras.

Pues bien, yo no tengo la razón absoluta en nada de lo que digo y desde luego mi vivencia es objetiva y mis consejos sólo pueden ser vistos “desde la barrera”.

Ésa persona que me ha leído y que dice que mi vivencia le ha hecho reflexionar (joder, me siento super responsable por todo lo que haya podido decir y lo que alguien haya podido interpretar) no debe hacerme caso… Y no porque no tenga razón en lo que digo, sino porque lo que a mí me ha funcionado no sirve como regla general.

Siento una mezcla de sentimientos rara, siento eso que deben sentir los profesores cuando terminan de corregir un examen y ven que la mayoría de los alumnos han aprobado…Sonríen pensando “de algo ha servido lo que les he enseñado”…

Yo no soy maestra de nada, sino todo lo contrario, soy aprendiz de todo…Y consejitos vendo que para mí no tengo. Ojalá yo me fuera fiel y siguiese mis propios consejos.

Pero soy la primera que desoye a mi cabeza, que le ha puesto una mordaza a su cerebro y que realmente me aplico el ya mencionado anteriormente “El Consejo Supremo”: Hago lo que me nace, ni más ni menos.

no bases tus decisiones en consejos

Soy una persona impulsiva (debería contar hasta 100.000 primero) y sé que eso no es bueno, las decisiones no deben tomarse en caliente, ni tampoco aceptar al 100% ningún consejo… Como ya he dicho muchas veces: Nadie puede vivir por ti, ni crecer por ti y yo mucho menos.

Si hemos de tomar una decisión, que sea la decisión que sentimos, la que realmente nos haga sentir bien… Yo no voy a ser la que viva con los hijos de nadie para hablarles de cómo educarlos, ni tampoco seré la que aguante al marido de ninguna para decirle cómo debe tratarlo…

Son opiniones personales, en las que hoy me he sentido profundamente feliz (por comprobar que “no cae en saco roto”) pero también muy responsable. Si puedo ayudar en algo, arrojar luz o servir de experiencia para alguien ¡Eso es genial!  Pero aunque suene irónico a estas alturas… Sólo puedo dar un consejo:

EL CORAZON NO SE EQUIVOCA NUNCA

 Consejitos vendo (realmente son gratis) y para mí no tengo, ni ganas, ni fuerzas para mantenerlos…

Anuncios

14 Comentarios en “Consejitos vendo…”

  1. El tema de los consejos, es algo complejo…
    A veces es bueno que alguien que ve nuestros problemas desde afuera nos pueda aconsejar, ya que quizás tenga un mejor punto de vista sobre esos problemas.
    Eso si, que ese consejo nunca comience por ¡Deberías ….. pues en lugar de dar un consejo, parece que nos dan una orden.

    No te doy ningún consejo 😉 pero te dejo con una frase que pienso que es muy acertada “Cuando gozamos de salud, fácilmente damos buenos consejos a los enfermos”
    Saludos!!

    Me gusta

    • Es cierto, hablar de los demás nos parece fácil….y decimos cosas o aconsejamos porque realmente no vamos a sufrir las consecuencias…pero realmente aún cuando somos nosotros los que escuchamos el consejo de otro..dudamos de si esa persona estando en nuestro lugar predicaria con el ejemplo…o no???

      Me gusta

  2. Mmmmmm…..rubita…..jajajaja
    Deja de sentirte culpable por nada, ya llevo vividas unas cuantas primaveras y te puedo decir que cada uno toma las decisiones en base a sus experiencias y a sus circunstancias, esta bien eso de aconsejar, ponerte por un momento en el pellejo del de enfrente y decirle lo que tu harías o dejarías de hacer en esa situación para que llegado el momento, porque esta vida es así de puñetera y lo que hoy te parece imposible que pase seguramente mañana lo vivirás en primera persona, hagas lo contrario a lo que proclamaste.
    Y quien este libre de haber dicho…..-yo eso no lo aguanto, le llamo y lo mando a paseo!!!! Para a los tres días aguantar eso multiplicado por cinco..que tire la primera piedra, es que somos muy dados a repartir consejos a diestro y siniestro.
    Intentare explicarte en un post lo que ha pasado contigo y digo intentare porque seguramente acabaré escribiendo sobre como hacer un soufflé de manzana….y es que últimamente no se que me pasa, pero no me encuentro.
    Bss

    Le gusta a 1 persona

    • Sabes hacer soufflé de manzana???? Que nivel Chica!!! Yo no paso del bizcocho de yogurt….ese que se hace con la misma medida de harina, azúcar….jajaja…Pero tiene su explicación….no tomo dulce…
      Ahora bien…no confundas tu opinión de mi con lo que opinas de un souffle!!!! Vas a intentar explicar lo que te ha pasado conmigo??? Conexión ciberespacial….de la buena!!! Abrazos

      Me gusta

  3. Hola!!! Que hacía tiempo que no estaba yo por aqui….,

    a ver, consejo hay que pedir siempre (siempre que te apetezca). Darlos, tambien, aunque no se pidan. Dar y pedir consejo creo que hay que hacerlo siempre, lo que pasa es que en general es un número muy reducido de nuestro entorno a quien se lo deberíamos pedir y quizas mas reducido a quien se lo deberiamos dar.

    El asunto importante es ¿hacerlos caso?, ¿tomarlos en consideración?. A mi en rara ocasión me influyen, pero por lo menos entre que los escucho o los doy he estado hablando de algo importante con alguien que me importa. Y eso ya merece la pena.

    Asi que, aunque no me lo pidas, esto es lo que yo te puedo aconsejar, jajajaja!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Pues yo soy fácilmente influenciable…por desgracia…a veces dudo tanto de mi que ya no sé ni si estoy viva!!! Estoy en fase constructiva…a ver que pasa!!!

      Me gusta

      • Es un planazo, digno de aparecer en los paquetes de la vida es bella, wonderbox o similares. Planazo sobre todo por el beneficio que te reporta. Y además lo haré encantado

        Me gusta

      • jajajaja…. vaya alegría me das…ahora que a tu señora esposa (deduzco que existe) no le hará gracia que vayas generando sonrisas entre las féminas…. digo yo!!!
        Por lo demás intentaremos seguir sonriendo aunque sea un poquito cada día.
        Es imposible no reir mientras pones la mesa para la cena y te llega un comentario tan alentador!!!

        Me gusta

      • Objetivo cumplido entonces, jeje. Buen provecho corazón!!

        Le gusta a 1 persona

      • Ahora sólo falta que consiga hacerte reir yo…. que a este paso os mato de la pena!!!!

        Me gusta

  4. El problema de pedir consejo es que a cuantas más personas pidas, más versiones distintas tendrás, más respuestas diferentes y más complicado será tomar una decisión. Porque a menos que preguntes “¿Qué opináis si me suicido?” para que tengas unánimemente la respuesta “No, ¡¿estás loca?!”, cada uno pensará distinto y te dirá una cosa o la contraria, o ninguna de las dos. Como dices, al final lo mejor es hacer lo que te nace, lo que crees que es lo mejor en el momento, porque pensar a futuro generalmente es equivocarse, nadie sabe cómo irá el futuro. Lo que parece que pueda ir bien lo mismo se tuerce, y a la inversa. Y muchos dirán que en tu lugar harían tal o cual cosa, pero nadie te asegura que digan la verdad. Aconsejar es fácil. Como bien dices, las consecuencias las vive otro. Cuando uno aconseja intenta decir lo que cree que es mejor para esa persona. Pero, ¿realmente sabemos qué es lo mejor para ella? Yo más que aconsejar prefiero animar. Animar a alguien que tiene un mal día, un mal momento, una mala racha. Es otra forma de hacerle feliz, pero infinitamente más efectiva. No le saco de sus dudas, pero le saco una sonrisa. No le quito sus problemas, pero le doy alegrías. Eso es lo que intento hacer contigo. Animarte cuando te noto decaída, porque pienso que sonreír te ayudará más que intentar darte una solución que posiblemente no te funcione.

    Le gusta a 1 persona

Qué te pareció el artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: